Tú puedes ser pescador (Brotes de olivo)

Rema, rema mar adentro y allí te enseñaré
lo que tanto has buscado y no logras entender:

las causas de la vida y el misterio del dolor,
el milagro de la tierra y el gozo del amor.

Ni tú ni aquél se librará de poder ser un pescador,
ni tú ni aquél podrá quitar el gran amor que tiene Dios.

Está en ti poder echar una gran red para pescar.
Si tú quieres, si tú quieres, puedes ser pescador.

Entra en aguas profundas, rema, rema sin temor,
y al llegar hasta alta mar, quita a tu barco el timón.

Mis caminos no son tus caminos, no busques a tu vida razón.
Abandónate en mis aguas y, allí, te haré pescador.